La Unesco otorga este título a aquellos lugares del planeta, naturales o patrimoniales que consideran que deben ser preservados por las futuras generaciones. El objetivo del programa es catalogar, preservar y dar a conocer sitios de importancia cultural excepcional para la herencia común de la humanidad.

En el territorio de la Mancomunidad Saja Nansa la cueva de Chufín ostenta dicho privilegio como parte fundamental del arte paleolítico del cantábrico, gracias a unos profundos grabados de sutil sencillez y unas pinturas rojas de diferentes animales que aparecen representados de forma esquemática. Asimismo, en el 2015 han sido declarados Los Caminos de Santiago del Norte, y su ramal El Camino Lebaniego, debido a importancia cultural y patrimonial que ha supuesto a lo largo de la historia.


    Chufín
    rutasantiago
    rutalebaniega